Comunidad Abogacía

  • Conecta con compañeros y haz nuevos contactos
  • Mantente al día del sector jurídico
  • Recibe newsletters
  • Participa en grupos
  • Descubre oportunidades profesionales y recursos para tu formación
  • Haz oir tu voz
  • Participa en debates
  • Comenta noticias

Iniciar sesión

Con tu usuario de Abogacia.es

 

O mediante

¿Aún no estás registrado?

¡Únete!

La Abogacía Española reitera que la prisión permanente revisable es inconstitucional

  • Con la reforma del Código Penal, los ciudadanos tendrán que pagar tasas judiciales por la supresión de las faltas y su derivación al sistema de sanciones administrativas y civiles 

El Consejo General de la Abogacía Española considera que la prisión permanente revisable, aprobada ayer en el Congreso de los Diputados durante la tramitación de la modificación del Código Penal, es inconstitucional. En todas las alegaciones presentadas por la Abogacía durante la tramitación del proyecto de ley de reforma del Código Penal se ha manifestado que la prisión permanente, sea revisable o no, es contraria a los artículos 10, 15 y 25 de la Constitución Española.

El artículo 25 es determinante al establecer que las penas privativas de libertad se han de orientar a la reeducación y reinserción social de los penados. Por tanto, toda pena que no cumpla este requisito atenta contra el artículo 15 de la Carta Magna, que repudia cualquier trato inhumano y degradante, y es contraria a la dignidad de la persona, de los derechos inviolables que le son inherentes, y el libre desarrollo de la personalidad, recogidos en el artículo 10 de la Constitución.

La Abogacía Española y su Subcomisión de Derecho Penitenciario consideran que las reformas legislativas, y en especial las del ordenamiento penal, no pueden encontrar su justificación en la alarma social que producen determinados hechos delictivos, por graves y repulsivos que sean. Además, una medida de semejante repercusión penitenciaria no debería aprobarse sin un consenso y debate en profundidad que justifique este endurecimiento penal.

La supresión de las faltas –que históricamente se han regulado en el Código Penal- para ser derivadas al sistema de sanciones administrativas y civiles supondrá un importante perjuicio para los ciudadanos porque deberán abonar las tasas judiciales en su oposición a las sanciones con el consiguiente efecto disuasorio en beneficio de las compañías aseguradoras. También se perdería el derecho a la tutela del juez imparcial e independiente, siendo los órganos administrativos los que decidirán.

La Abogacía también ha mostrado su disconformidad con otras reformas legislativas vinculadas al Código Penal que afectan a los derechos fundamentales de los ciudadanos como son la futura Ley de Seguridad Ciudadana, en relación a las mal llamadas “devoluciones en caliente” de inmigrantes en la frontera, o la modificación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal por la inconstitucionalidad de las escuchas sin autorización judicial y la contestada, tanto por la Abogacía, el Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial, eliminación de la asistencia letrada al detenido para la toma de muestras de ADN.

1 comentario

  • Las ideas buenas no fluyen porque, en algunos son inexistentes, como los partidos políticos dejan de ser especiales asociaciones llenas de democracia y decisión conjunta para administrase como empresas que necesitadas de dinero se venden al mejor postor manipulando la contabilidad y haciendo productivo el exito mediante sobres que hacen inutil el debate sobre la remuneración de los dirigentes sometidos a tan extraña forma de operar y con respeto al otro escenario repleto de quienes a la sombra dirigen con vestido del que cuelgan brillantes o rangos que no quieren ser aletargados por los ciudadanos soberanos naciods en una democracia con ellos incompatible. Cuando no fluyen las ideas, dicen los expertos que hay que hacer volar la imaginación, la mia va en el camino de los que entienden, de los que sufren cada dia la situación a corregir, de los que la defienden y al hacerlo requieren de los justos elementos para hacerla visible con el aplauso de la sociedad. Yo estoy con los abogados y con sus colegios, vertebrados para hacerse oir aun cuando en su organización haya elementos integrados en aquel oscuro escenario que sostiene a quien no vive la democracia que le toca vivir, disfrutar y construir en provecho de todos. NO A LAS TASAS JUDICIALES, LA JUSTICIA SE PAGA CON IMPUESTOS Y EL PUEBLO PAGA MUCHOS TRIBUTOS Y OTROS INGRESOS COMO SANCIONES DEFICIENTEMENTE CONTROLADAS E INFORMADAS. NO ES JUSTO QUE DETRÁS DE CADA RADAR HAYA UN PROCEDIMIENTO VACIO JURIDICAMENTE, TAMPOCO LO ES PERMITIR QUE EL CODIGO PENAL SE VACIE DE VALORES.

     
Creado por: Artbyte - Isla de Manacoa