Comunidad Abogacía

  • Conecta con compañeros y haz nuevos contactos
  • Mantente al día del sector jurídico
  • Recibe newsletters
  • Participa en grupos
  • Descubre oportunidades profesionales y recursos para tu formación
  • Haz oir tu voz
  • Participa en debates
  • Comenta noticias

Iniciar sesión

Con tu usuario de Abogacia.es

 

O mediante

¿Aún no estás registrado?

¡Únete!

Destino Vigo

Desde el año 1869 en que se publicó “Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino”, nadie ha hecho tanta ni tan continuada publicidad a Vigo como el gran escritor bretón Julio Verne, que le dedicó todo un capítulo de su inmortal novela. Una Ría de Vigo que visitaba periódicamente el capitán Nemo con el Nautilus para, en el estrecho de Rande, cargar con el oro y la plata que se encontraba en sus fondos y así financiar sus correrías submarinas.

Y no es de extrañar que Vigo inspirase a escritores como Julio Verne. Además de su maravilloso entorno natural, descubrirás una ciudad que te ofrece todo un abanico de posibilidades, como zambullirte en las calles del casco histórico o recorrer un sendero natural en pleno centro de la urbe -el monte de O Castro-, o descubrir una ciudad universitaria espectacular y conocer una industria histórica de pesca, motor e innovación.

Además, esta localidad es un excepcional punto de partida para disfrutar de las poblaciones de la Ría de Vigo y de las Islas Cíes, integradas en el Parque Nacional de las Islas Atlánticas. La gastronomía costera gallega, basada fundamentada en pescados y mariscos, es un aliciente más de esta región.

Destacados

Barrio histórico

El casco histórico de Vigo ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

Vigo combina la tradición con la modernidad: un pequeño pueblo en medio de una ciudad industrial y bulliciosa. El casco histórico es un bellísimo barrio de vericuetos y calles que serpentean hacia el mar. Hoy, nuevos comercios y establecimientos abren en calles como Palma, Oliva o la calle Real, que une O Berbés con la Colegiata, como se conoce a la Concatedral de Vigo, la Iglesia de Santa María.

Desde la impresionante y siempre animada Praza da Constitución -en cuyos soportales se vendía de todo hace dos siglos-, hasta la ribera del Berbés, el Mercado de A Pedra o la Praza da Pescadería, donde probar las famosas ostras, el barrio popularmente conocido como casco vello merece más de un paseo.

Es además una de las mejores zonas gastronómicas de la ciudad: en la zona vieja de Vigo puedes ir de vinos y de tapas, o sentarte a cenar en algunos de los restaurantes históricos para saborear el mejor pescado y marisco de España.s barrocos, siguiendo con las intervenciones de Antoni Gaudí, hasta llegar a la actualidad con la intervención de Miquel Barceló en la capilla del Santísimo.


El Ensanche

El Ensanche es el Vigo señorial, en el que levantaron sus viviendas los conserveros catalanes que fraguaron la ciudad moderna en el siglo XIX: edificios emblemáticos que aún puedes admirar paseando tranquilamente.

Su zona comercial y cultural aglutina la mayor oferta de ocio en Vigo: Música y espectáculos, museos y exposiciones e innumerables comercios, desde boutiques de moda a galerías de arte.

Visita obligada es el entorno de Montero Ríos, con el Parque de la Alameda, rodeado de elegantes edificaciones de piedra con fachadas imponentes. Sus calles peatonales son perfectas para pasear en familia y llegar caminando hasta la ría de Vigo. Ésta penetra en el Ensanche a través del puerto deportivo del Real Club Náutico, cuya sede es un original edificio-barco.

El paseo que discurre pegado al puerto deportivo te llevará, a un lado, hacia el Centro Comercial A Laxe, y hacia el otro, al espigón, que termina en el faro rojo. Éste es uno de los lugares más románticos de Vigo: si lo recorres, te dará la impresión de estar en medio del Atlántico y, desde allí, podrás disfrutar de una de las mejores puestas de sol.


El puerto

Durante el reinado de Felipe II, Vigo ya era el puerto pesquero más importante del norte de España. Tras la invasión napoleónica se ganó el rango de ciudad por ser la primera localidad española que se levantó contra los franceses.

Esto supuso el despegue definitivo del puerto de Vigo, hoy líder de Europa en pesca fresca. Los marineros vigueses salen a los mares más lejanos, donde pasan meses faenando en los mayores buques arrastreros de España.

Pero no solo hay pesca de altura: la ría de Vigo tiene una de las flotas de bajura más importantes de Galicia, y la subasta en la lonja, de madrugada, es un llamativo espectáculo.


Las playas

El mar de Vigo es de aguas calmas y una riqueza marina sin igual. En ella, flotan alineadas las tradicionales bateas, en las que se cría el auténtico mejillón de ría, y se dibujan las siluetas de los más grandes trasatlánticos del mundo.

A 10 minutos del pleno centro, las playas son de arena blanca y fina y agua transparente, todas con bandera azul y para todos los gustos: playas familiares, calas salvajes, arenales con olas para practicar deportes acuáticos y también playas nudistas.

Hay playas en Vigo que puedes recorrer una tras otra por la línea de costa: Por ejemplo, desde la playa de O Adro en Bouzas hasta el final del largo arenal de Samil: kilómetros de senda litoral para hacer caminando junto al mar.


Islas Cies

Las Islas Cíes, ubicadas en la ría de Vigo e integradas en el Parque Nacional Illas Atlánticas, son un paraíso de playas de arena blanca y aguas transparentes, en un entorno natural increible en el que se puede practicar senderismo, bucear o, simplemente, pasear junto al mar.


Gastronomía

En el éxito de la cocina de Vigo confluyen varios factores: la riquísima tradición de la cocina gallega, una de las más variadas, sabrosas y reconocidas de España; la diversidad de opciones gastronómicas, y el excepcional puerto, que surte de la mejor materia prima a la lonja, mercados de abastos y restaurantes.

En ninguna otra ciudad de España podrás disfrutar tanto del marisco como en Vigo: Cigalas, nécoras o centollas de la ría comparten bandeja con percebes y camarones, auténticos bocados de mar. Sin olvidarnos del pulpo, los chocos, los calamares…o los mejillones y las famosas ostras de Vigo.

Otro bocado excepcional son los pescados. En los mercados hay especies para todo tipo de platos, desde los humildes pescados de roca hasta los excelsos rodaballos o lubinas salvajes.

Lo mejor de la gastronomía viguesa es su variedad, y disfrutarás lo mismo de sus mariscos, como de sus hortalizas, carnes y vinos de las Rías Baixas. Sin olvidar, por supuesto, los especiales licores y orujos gallegos tradicionales.

En la carta de cualquier restaurante encontrarás los clásicos pimientos de padrón o los grelos, que no son otra cosa que brotes de nabo, un alimento delicioso que solo encontrarás en Galicia: exquisitos en el caldo gallego y en el apreciado lacón con grelos.

En Galicia se cría la ternera gallega desde hace casi 4.000 años. Su tierna carne cuenta con una Indicación Geográfica Protegida, que garantiza que vas a saborear carne de un animal nacido, criado y sacrificado en Galicia, procedente de una raza autóctona pura.

Además, los quesos gallegos son de lo más delicioso: uno de los clásicos es el queso de Tetilla.

De las Rías Baixas nacen los vinos de la Denominación de Origen de este nombre, cuyos caldos se producen con la variedad de uva albariño. Una uva pequeña, de mosto concentrado, muy aromática y frutal que puede combinarse con otras variedades autóctonas, como treixadura o godello. Los mejores vinos blancos para maridar con pescados y mariscos.


Vigo de noche

Casco Vello

Para empezar la noche en Vigo no hay nada como una ruta de tapas o de vinos por el barrio: Desde la Praza da Constitución a las inmediaciones de la Colegiata; por Cesteiros o la calle Real hasta Teófilo Llorente… Encontrarás bares de toda la vida conviviendo puerta con puerta con modernos locales que han renovado algunos de esos sitios de siempre. Todo en un ambiente informal y distendido.

Para los que les guste bailar, en el barrio histórico encontrarás dónde alargar un poco la noche; locales de copas para jóvenes en Teófilo Llorente o la calle Real, e incluso un mítico local de ambiente en Vigo en la calle Oliva.

Para una charla tranquila, sirven cóctel o licores tradicionales en la Praza da Constitución.

Ensanche

A partir de las 8 de la tarde se convierte en un concurrido spot afterwork, entre las principales arterias comerciales y el puerto, y a un paso del barrio histórico. Por eso, esta zona también es territorio de los noctámbulos. Desde un cóctel en el skyline de un hotel de lujo hasta las cervecerías más exclusivas y los pubs de moda con vistas al puerto…

Explora el entorno desde la Alameda, (la Plaza de Compostela), hasta Montero Ríos. En las calles de Luís Taboada y García Olloqui, y sus perpendiculares, encontrarás más de un local en el que disfrutar de buen ambiente.

Areal

Los grandes éxitos comerciales, la música latina pero también la música electrónica más actual encuentran su sitio en la zona de la calle Areal. Su entorno también forma parte de la ruta: Callejea por Rosalía de Castro y sube hasta García Barbón, donde podrás tomar los combinados más chic en fabulosos locales de primera hora… y también algo más tarde…

Enlaces de interés

Imágenes propiedad de