Comunidad Abogacía

  • Conecta con compañeros y haz nuevos contactos
  • Mantente al día del sector jurídico
  • Recibe newsletters
  • Participa en grupos
  • Descubre oportunidades profesionales y recursos para tu formación
  • Haz oir tu voz
  • Participa en debates
  • Comenta noticias

Iniciar sesión

Con tu usuario de Abogacia.es

 

O mediante

¿Aún no estás registrado?

¡Únete!

Victoria Ortega

presidenta Abogacia Española

Entre el 1 de enero y el 10 de noviembre de 2017, 44 mujeres han sido asesinadas por sus parejas y exparejas y 23 menores han quedado huérfanos. Otros tres asesinatos están en investigación.

A pesar de esta terrible realidad, el 27,4% de los jóvenes de entre 15 y 29 años cree que la violencia machista es “una conducta normal” en el seno de una pareja y el 21,2% considera que la violencia machista es “un tema politizado que se exagera”, según un reciente estudio del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, tras entrevistar a más de mil jóvenes de 15 a 29 años.

Algo no funciona en nuestra sociedad si la violencia sobre la mujer se ve con normalidad, especialmente entre las personas más jóvenes. Mucho está fallando en todos los ámbitos – educativo, asistencial, judicial, etc.- si cada semana un hombre asesina a una mujer con la que mantiene o ha mantenido una relación de pareja y no se hace nada, salvo modificar una fría cifra en las estadísticas.

Nos congratulamos cuando los partidos políticos aprobaron un Pacto de Estado contra la Violencia de Género, pero de poco sirve llegar a acuerdos para que se queden en un papel. Hay que invertir lo necesario, que es mucho, para desarrollar todas las medidas que se han adoptado si de verdad se quiere acabar con la violencia de género.

Desde la Abogacía estamos obligados a hacer cuanto esté en nuestra mano para acabar con esta aberración, con esta anomalía, con estas conductas machistas que no son sino la peor expresión de la desigualdad de nuestra sociedad.

La formación especializada es una de las mejores armas con las que contamos en esta tarea para proteger los derechos de las mujeres y sus hijos que sufren violencia.

Nuestro compromiso es firme y nuestro nivel de exigencia, muy alto. Las Jornadas de Abogadas y Abogados de Violencia de Género, que en su quinta edición se celebran en Vigo, son una muestra de ello. Porque solo así conseguiremos que la violencia contra las mujeres deje de existir.