Comunidad Abogacía

  • Conecta con compañeros y haz nuevos contactos
  • Mantente al día del sector jurídico
  • Recibe newsletters
  • Participa en grupos
  • Descubre oportunidades profesionales y recursos para tu formación
  • Haz oir tu voz
  • Participa en debates
  • Comenta noticias

Iniciar sesión

Con tu usuario de Abogacia.es

 

O mediante

¿Aún no estás registrado?

¡Únete!

Únete
Exposición 11 vidas 11 maletas - Aladin ©Proactiva Open Arms

Aladín

Siria

Rescatado de la muerte en el mar

Vidas_03-01

En el trayecto que va de Turquía a Lesbos, casi 2.000 personas se juegan la vida diariamente: jóvenes, viejos, niños, hombres, mujeres. La muerte no entiende de razas, sexo o edades.

Vidas_03-02

El 17 de noviembre de 2015, de noche y a media travesía, una mujer y un niño cayeron al agua desde un bote en el que viajaban demasiadas personas. Aladín, otro de los pasajeros, se lanzó al agua y pudo ayudarles a subir a la embarcación, pero se quedó sin fuerza y vio cómo el bote se alejaba sin remedio.

Poco a poco dejó de oír el motor y dejó de ver la luz tenue del barco en el horizonte. Su temperatura corporal comenzó a descender, le costaba respirar por el frío y su boca estaba cada vez más salada y sin apenas saliva que tragar. No tenía fuerza para emitir ni el más leve sonido. Recordó a su familia, su vida en Siria y se convenció de que iba a morir.

En la costa, un grupo de socorristas llegados de España supo de Aladín y decidió partir en su busca.

Fueron horas de rastreo sin apenas medios. Casi todos lo dieron por muerto. Menos Marcos. Cuando Aladín vio una luz brillante y oyó a alguien saltar al agua y decirle algo en inglés, pensó que se había ahogado y estaba en el cielo europeo. Una barca lo llevó hasta el muelle donde le esperaban médicos y enfermeros voluntarios en una tienda que algún día fue de un montañero solidario. Le pusieron el suero que llevaban rato calentando con el calor de su pecho porque no habían perdido la esperanza de encontrarlo. Varios pescadores le trasladaron a pulso hasta un restaurante que abrió de madrugada, donde pudo entrar en calor y comer algo caliente hecho por personas generosas que le dieron también ropa seca.

Hace unos días, envió una foto desde Finlandia para todos ellos. Ciudadanos europeos que retornan a la vida a quienes la desidia y el desinterés de los gobiernos empujan a la muerte.

recorrido

La mirada de un niño -Proactiva Open Arms

®Cinta Arribas

 

YO ACUSO: CRISTINA SAAVEDRA

Los textos “Yo acuso” han sido solicitados por el Consejo General de la Abogacía Española y se han asignado aleatoriamente

Cristina Saavedra

Se miraron entre ellos para no veros. Negociaron un acuerdo siniestro para no escuchar vuestros gritos. Cubrieron sus almas con las mismas alambradas que las fronteras para no sentiros. Las instituciones europeas, despiadadas e hipócritas, os traicionaron. Impusieron el poder del desgarro. Y se creyeron impunes. Pero habrá condena. Y la sentencia se redacta día a día, en cada uno de esos lugares donde encontráis las manos de cientos de voluntarios llenando con dignidad el vacío de políticos cobardes. Allí donde la sociedad civil no os abandona. Allí donde juntos, vosotros y nosotros, provocamos que en la frente de cada uno de esos hombres y mujeres que tanto nos avergüenzan se vaya diseñando un tatuaje eterno; una palabra que será por siempre un reflejo justo: CRUEL.

Cristina Saavedra, periodista la Sexta Noticias

Queremos saber tu opinión