Comunidad Abogacía

  • Conecta con compañeros y haz nuevos contactos
  • Mantente al día del sector jurídico
  • Recibe newsletters
  • Participa en grupos
  • Descubre oportunidades profesionales y recursos para tu formación
  • Haz oir tu voz
  • Participa en debates
  • Comenta noticias

Iniciar sesión

Con tu usuario de Abogacia.es

 

O mediante

¿Aún no estás registrado?

¡Únete!

Avatar ImageMUTIS POR EL FORO

Amparo Martínez Alonso 

Todos coincidían en que el niño tenía madera de jurista, como el abuelo Saúl. Observarlo jugar —cumpliendo las reglas y mediando en discusiones o peleas— confirmaba esas dotes heredadas. Sabía escuchar y explicarse, respetaba las normas y aprendía deprisa. ¡Sería un gran abogado!… Hoy, aquellos recuerdos infantiles le parecen ajenos, casi irreales. Acurrucado en el refugio, ya no mira con intención de analizar, evaluar, valorar o peritar la situación, como hiciera las primeras semanas. “¿Cuánto tiempo aguantaremos, rabí?”. Ahora, el miedo, el silencio, el ahorro de agua y comida han esquilmado los ánimos del grupo. Cierra los ojos: el jurado atiende, comienza su alegato, con la ley en la mano, brillante, caso ganado, inocentes. Entonces, una fugaz sonrisa recompone su rostro: “¡Somos inocentes. La razón y la ley nos amparan!”… Excepto, cuando la sinrazón campa a sus anchas, la justicia se atrinchera y la ley hace mutis por el foro.

 

+3

 

Queremos saber tu opinión