Comunidad Abogacía

  • Conecta con compañeros y haz nuevos contactos
  • Mantente al día del sector jurídico
  • Recibe newsletters
  • Participa en grupos
  • Descubre oportunidades profesionales y recursos para tu formación
  • Haz oir tu voz
  • Participa en debates
  • Comenta noticias

Iniciar sesión

Con tu usuario de Abogacia.es

 

O mediante

¿Aún no estás registrado?

¡Únete!
15 noviembre, 2017 Jurídica

Informe de TI: los ciudadanos consideran que el Gobierno no se esfuerza en combatir la corrupción

  • Transparencia Internacional ha publicado el Barómetro Global de la Corrupción 2017, el cual integra los cinco Barómetros regionales sobre la corrupción que esta organización ha realizado en estos dos últimos años, reuniendo un amplio conjunto de datos de 119 países, de los cinco continentes, sobre muy diversos aspectos relativos a la corrupción y la visión que sobre la misma tienen la sociedad y los ciudadanos de dichos países
  • Cuatro de cada 5 ciudadanos en España, junto a Ucrania y Bosnia-Herzegovina, piensa que sus gobiernos no realizan suficientes esfuerzos en luchar contra la corrupción (entre el 80 y el 86%)

Este Barómetro reúne así los datos relativos a los informes de las siguientes regiones del mundo: África subsahariana (2015), Oriente Medio y Norte de África (2016), Europa y Asia Central, que incluye a España (2016), Asía y Pacífico (2017) y América (2017).

Según Jesús Lizcano, presidente de Transparencia Internacional España, los resultados de este Barómetro Global 2017 muestran que: “En España, en comparación con la situación mundial, y sobre todo con los países de nuestro entorno, hay una especial preocupación de los ciudadanos por la corrupción, y hay todavía un largo camino por recorrer en la lucha contra la misma, y eso pasa por una actitud más firme y coordinada de nuestros Partidos políticos para combatir esta lacra social, y por un urgente acuerdo o Pacto de Estado contra la corrupción; ello aparte de que las instituciones públicas asuman en mayor medida el cumplimiento de la normativa legal sobre transparencia”.

A través de las diversas valoraciones de este Barómetro Global 2017 se obtiene una radiografía mundial de aspectos muy diversos relacionados con la visión y la experiencia ciudadana respecto a la corrupción, la implicación de los respectivos gobernantes frente a este importante problema, el nivel de sobornos existente en cada país, etc.

España en el contexto europeo

A continuación se recogen algunas de las conclusiones más significativas recogidas y publicadas el año pasado en el Informe regional europeo, y relacionado con España:

– En los países más ricos, casi dos de cada tres personas (el 65 por ciento) opinan que las personas con altos ingresos tienen demasiada influencia en las políticas públicas. En España, concretamente el 88 por ciento de los entrevistados dijeron que las personas de los sectores más ricos influían indebidamente en las decisiones gubernamentales; en Portugal, las personas con esta opinión eran el 85 por ciento, en Francia el 79 por ciento, y en Alemania y el Reino Unido el 77 por ciento.

– Un gran obstáculo en la lucha contra la corrupción es la falta de protección de quienes la denuncian. El 30 por ciento de todos los entrevistados en Europa y Asia Central dijeron que el principal motivo por el cual no hay más personas que denuncien casos de corrupción es porque temen a las consecuencias. Dos de cada cinco personas que denunciaron irregularidades sufrieron represalias como resultado.

– En cuanto a la percepción de la corrupción, uno de cada tres ciudadanos de toda Europa y Asia Central afirman que la corrupción y los sobornos es uno de los grandes problemas de sus países. En particular, entre 65 y 67 % de los kosovares, españoles y moldavos son quienes piensan que la corrupción debe ser una prioridad que los gobiernos deben abordar.

– Por otra parte, en España, el 28% de los ciudadanos percibe un aumento de la corrupción en el país en los últimos 12 meses, mientras que un 37% piensan que todo sigue igual. Además, son particularmente críticos con la regeneración política que lleva a cabo el gobierno; el 80% opina negativamente acerca de esta cuestión.

– En lo que respecta al Índice de sobornos, en España un 3% de los usuarios admiten haber pagado alguna vez un soborno por utilizar al menos 1 de los 8 servicios públicos indicados en la encuesta. Dentro de los que han tenido contacto en carretera con la policía, un 2% admite haber pagado algún soborno. El mismo porcentaje (2%) se refleja en los que han recibido educación pública. Son tasas bastante bajas en términos relativos a nivel internacional.

– Sobre cuál es la principal razón por la que muchos ciudadanos no denuncien la corrupción cuando ocurre, un 35% de los españoles encuestados piensan que se trata del miedo a las posibles consecuencias negativas ante la denuncia de corrupción. Por otra parte, un 19% acepta la corrupción como algo normal.

– En cuanto a la actitud ciudadana en España, un 48% de los encuestados están de acuerdo con que los ciudadanos pueden cambiar la situación en la lucha contra la corrupción, y un 45% aceptan que en nuestra sociedad los testigos de corrupción lo denuncien. Un 48% están muy de acuerdo con: “Si yo fuese testigo de un acto de corrupción, me sentiría personalmente obligado a denunciarlo”. Es más, un 46% estaría dispuesto de estar durante todo un día en un juzgado si hiciese falta para denunciarlo.

Síntesis de las conclusiones principales del barómetro global (Europa y Asía Central, 2016)

  1. Uno de cada tres encuestados piensa que la corrupción es uno de los grandes problemas que existen en su país. En España piensa esto entre un 65 y 67% de los ciudadanos.
  2.  Más de la mitad de los ciudadanos encuestados piensan que su gobierno no se esfuerza por combatir la corrupción. Cuatro de cada 5 ciudadanos en España, junto a Ucrania y Bosnia-Herzegovina, piensa que sus gobiernos no realizan suficientes esfuerzos en luchar contra la corrupción (entre el 80 y el 86%)
  3. Los políticos y funcionarios se perciben como los más corruptos. En la generalidad de los países donde se ha llevado a cabo el estudio, los miembros del parlamento y los funcionarios públicos son los que se perciben como altamente corruptos. Además, cerca de la tercera parte de los encuestados piensan que la mayoría o todos de ellos son corruptos.
  4.  El sector privado no está exento de corrupción. Más de la cuarta parte de ciudadanos de Europa y Asia Central piensan que los directivos de empresa son altamente corruptos (26%).
  5. La gran mayoría afirma que las grandes fortunas han influido excesivamente en las decisiones de los gobierno. Entre el 86 y 88% de los ciudadanos españoles y portugueses piensa que las personas con grandes fortunas han influido demasiado en las políticas públicas.
  6. Los sobornos son aún comunes, particularmente en los países de la antigua Unión Soviética. Cerca de la tercera parte de los usuarios de servicios públicos en los países de la Comunidad de Estados Independientes han pagado sobornos.
  7. Rebelarse y denunciar es la mejor manera de combatir la corrupción según los ciudadanos. Así piensa un 20-27%, según la región, de la población encuestada.
  8. Los ciudadanos tienen importantes dificultades para denunciar la corrupción. Los ciudadanos identifican el miedo a las posibles consecuencias sobre su persona como impedimento para denunciar la corrupción. El 38% de los encuestados afirma que denunciar la corrupción está aceptado socialmente en su país.

España en relación con el Entorno mundial (2017)

Si se analiza en este Barómetro Global de la Corrupción (2017) la situación de España en relación con el conjunto de los 119 países que integran el presente Informe, cabe señalar las siguientes conclusiones:

– En cuanto a la evolución del nivel de corrupción existente en nuestro país, España ocupa una posición intermedia en relación con el conjunto de países evaluados, si bien es mjy clara la diferencia entre el 47% de los ciudadanos que opina que la corrupción ha aumentado de forma clara (54% a nivel internacional), y solo el 15% de los ciudadanos que opinan que ha disminuido claramente (17% a nivel mundial).

En relación con el nivel en el que las diferentes instituciones están más o menos envueltas en corrupción, los resultados de España frente a la media de los 119 países evaluados son claramente desfavorables en relación, por ejemplo con instituciones como el Gobierno, o como los miembros de los Parlamentos. No ocurre así con la opinión de los españoles respecto al nivel de corrupción existente en instituciones como la Policía, los Jueces o los organismos relacionados con el control tributario, en los que el nivel de corrupción percibido es bastante más bajo que la media global de los citados 119 países.

– Por otra parte, en cuanto al porcentaje de la población que ha pagado sobornos en el último año, España está en un nivel claramente mejor que la media mundial, dado que en nuestro país el nivel de pago de sobornos es relativamente bajo, de entre un 2% y un 3% de la población.

– En lo que respecta a la opinión de los ciudadanos sobre la actitud del Gobierno español en contra de la corrupción, el porcentaje de los que opinan que es deficiente o claramente mejorable es  muy superior a la media colectiva de los 119 países evaluados, ya que en España alcanza el 80% y en el conjunto de países del mundo se sitúa en el 56%.

– En cuanto a si los ciudadanos normales pueden influir en la lucha contra la corrupción, la respuesta de nuestros ciudadanos hace que España ocupe un puesto bastante alto dentro del conjunto mundial, dado que de forma clara un 72% opina afirmativamente, siendo un 54% la media internacional.

– En lo que respecta a la opinión de que en la sociedad es aceptable en general que los ciudadanos denuncien casos de corrupción, la situación en España es algo mejor que la media internacional, con un 59% afirmativo, siendo la media mundial del 49%.

– En cuanto al eventual conocimiento por los ciudadanos de un acto de corrupción y si se sentirían personalmente obligados a informar sobre ello, la respuesta afirmativa de los ciudadanos españoles es muy alta en relación con la media mundial, ya que un 92% de los ciudadanos estarían dispuestos y se sienten obligados a denunciar un caso de corrupción conocido, siendo 59% la media de los 119 países evaluados.

– Y en lo relacionado con la posibilidad de que un ciudadano informase de un caso de corrupción incluso si tuviera que gastar un día en el juzgado para aportar testimonio, en España los ciudadanos muestran una puntuación muy alta, el 87%, en relación con la media mundial que se queda en un 49%.

El detalle de las cifras individuales por Países de todos estos aspectos relativos a la corrupción a nivel internacional, se pueden consultar en la web de TI-España: www.transparencia.org.es

Queremos saber tu opinión

Creado por: Artbyte - Isla de Manacoa